Dic #001

Annick Galimont


LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON

-El mismo sueño – dijo ella en el diván.

-¿El mismo? –respondió el psicoanalista e hizo ver que apuntaba algo en su moleskine

-Una hoja anaranjada, rojiza…una hoja de otoño y una red que intenta atraparla. Pero el aire mueve la hoja y la red, a pesar de que se hace más y más grande, no logra cazarla. ¿Tiene sentido para usted? – preguntó con un tono de falsa expectación.

Él soltó un larguísimo monólogo sobre Jung y la interpretación analítica de los sueños, sobre los conceptos que transpiraban las imágenes del otoño, la persecución y la caza frustrada. Finalmente, tras una larga perorata sobre el inconsciente colectivo, se lamentó de que el sueño fuera tan parco en detalles y no poder ofrecerle por tanto mayor alivio, pues en nada había avanzado su análisis, a pesar de tantas sesiones dándole vueltas a la misma obsesión.

Se levantó del diván, se despidió del doctor y se fue. Cerró la puerta otro día más, y se enfrentó de nuevo a su estupidez. ¿Porqué no explicar todo el sueño? ¡Qué manera más ridícula de tirar el dinero y negarse a avanzar en su vida!

Dentro, en la consulta, el doctor sacó una hoja y una red del cajón de su escritorio y se desplomó en el diván para enfrentarse a su cobardía. ¿Tan difícil era cumplir el sueño de ambos? ¿Por qué no decirle a aquella preciosa mujer que desde el primer día había entendido el sueño, a pesar de negarle detalles tan importantes?

Pero eso se iba a acabar. Si lo pensaba bien, la representación real del sueño – por mucho que pudiera agradarle a él- seria por el bien de su paciente. En la próxima sesión se desnudaría, se taparía las partes nobles con la hoja y se dejaría perseguir por aquella mujer armada con una red.

No obstante, en contra del sueño, de Jung y del buen juicio, se dejaría atrapar.


Texto: Alex Nogués Otero

EL PESCADOR

El Pescador de Otoños capturó la última hoja. Detuvo el último baile de color de aquel año. Se tumbó exhausto en su nube, feliz por haber cumplido con su trabajo. Pronto encendió una pipa. La volutas de humo se confundieron con los cada vez más próximos cumulonimbos. Antes de cerrar los ojos y dejarse llevar por el sueño, saludó al Nevador que pasaba a su lado –Que tengas un buen invierno –


Texto: Alex Nogués Otero

Anuncios
Comments
One Response to “Dic #001”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] han añadido nuevas propuestas de microrrelatos para la fotografía DIC #001 Valora esto: Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Aviso:

    Licencia Creative Commons


    Todas las obras contenidas en este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

  • diciembre 2011
    L M X J V S D
    « Nov   Ene »
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a otros 51 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: