Feb #005

Annick Galimont


HIGUITUS FIGUITUS

Estábamos allí. Amorrados al cristal. Maravillados. Viendo como el péndulo de Foucault oscilaba sin pausa. El flagelo de la base de la esfera tumbaría otro palo, nos dejaríamos asombrar y esperaríamos un poco más. Entonces mi hija pequeña giró su cabeza hacia mí. Conocía perfectamente aquella mirada interrogativa. Me dispuse a explicarle la rotación de la tierra, el efecto Coriolis, el concepto de inercia…Pero me vi reflejado en sus ojos, quizás por primera vez. Podía también disfrazar nuestra existencia de sesuda bioquímica, precisa genética e inquebrantables leyes del azar. Pero, ¿no me dejaría la esencia en el camino?

– ¡Higuitus figuitus! – dije al fin y continuamos disfrutando de aquella nada, tan hipnótica y densa.


Texto: Alex Nogués Otero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Aviso:

    Licencia Creative Commons


    Todas las obras contenidas en este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a otros 51 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: