Marzo #001

M.V.


SÁLVESE QUIEN PUEDA

Mi isla paradisiaca es una recién construida rotonda en el extrarradio. Mi cocotero, un olivo trasplantado que añora otras tierras. Las estrellas, unos focos incansables que con su potente luz me niegan la noche, aun resguardado en la cabaña. 100 % poliéster, 0 % bambú. A mi alrededor, veloces tiburones con motor a cuatro tiempos rugen a todas horas.

Soy una mierda de náufrago.

No conocí los siete mares, ni aventuras, ni desdichas de alta mar. Solo esta puta crisis que me abandona a un penoso retiro, tras una digamos que mediocre vida.

Vacío las botellas de xibeca que naufragaron conmigo y las lleno con mensajes rebosantes de rabia. Las lanzo contra los coches oficiales que a veces pasan cerca de mi islote, sin ninguna intención de salvarme. ¿Qué haré cuando se me acaben las botellas o la ira? Supongo que lo que todo náufrago sin rescate: secarme al sol o ser devorado por las fieras.


Texto: Alex Nogués Otero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Aviso:

    Licencia Creative Commons


    Todas las obras contenidas en este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a otros 51 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: