Mayo #003

Marta Escribà Folch

TIEMPO AL TIEMPO

No había podido despedirse de él-ella. El caracol más importante de su vida. Un tiempo una hembra irresistible, otro un macho arrollador. Juntos, habían entrelazado caminos plateados bajo la luz de luna y engendrado varios centenares de preciosas crías cristalinas.

Ahora ya no estaba.

Solo quedaba su preciosa concha, bajo la hoja mustia de una kentia, junto aquellas bolitas de veneno que tan inocentemente se había comido. Una presencia fantasmal que abría cada día la herida, pero que también espoleaba su ira. La venganza es un plato que se sirve frío y los caracoles están fisiológicamente dotados para la paciencia. Giraba y giraba sin descanso sobre el borde de la maceta. La próxima vez que aquella bestia inmunda se apoyara en ella para abrir el paso del agua, conocería la furia de los caracoles o por lo menos, sus babas.


Texto: Alex Nogués Otero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Aviso:

    Licencia Creative Commons


    Todas las obras contenidas en este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a otros 51 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: