Abril 2012

Borisenko
 
 
 
 
 
 
La família Borisenko había conocido épocas de mayor gloria. A principios del siglo diecinueve, cuando el tatarabuelo Sergei, el gran terrateniente de Volgogrado, se codeaba con los ministros del Zar Nicolai I. Y sin remontamos tan atrás, cuando el cosmonauta Anatoli Borisenko completó su primera misión espacial. Hoy, entre llantos y derrotas, le despedían para siempre. Como ocurrió con las tierras hacía ya un tiempo, las cenizas de Anatoli se repartieron. Una parte descansaría algunos años más en una minúscula urna colgada de un collar entre los abundantes pechos de Yelena, su segunda mujer. Otra parte, seguiría las aguas aun limpias del río Don, en recuerdo de las jornadas de pesca que compartió en su niñez con su querido hermano. Y la otra, ascendía tímidamente en un globo, esperando llevar a Anatoli allí donde le correspondía: lo más cerca posible de las estrellas.
 


Foto: M.V. Texto: Alex Nogués Otero

 
Para siempre
 
 
 
 
 
 
 
Cuántas veces te marchaste para siempre… Al cabo de una horas volvías como si las palabras volcadas sobre el aire dejaran de existir después de pronunciadas, cuando la puerta se cerraba llevándose en el giro de sus bisagras la luz del blanco pasillo.

—El día que yo tenga que pedirte que te vayas, si que será para siempre.

A veces me envías una rosa roja entre helechos, paniculata, o gysophila blanca y yo la siento como una carga onerosa sobre mis espaldas porque sé que en realidad me pides a cambio la luna.
 


Foto: Noemí López Texto: Antonia Toscano López

 
Rocío
 
 
 
 
 
 
El disparo resonó por todo el valle.

No llegó por eso donde las vacas y el Anselmo.

Los pájaros donde la Rocío, aletearon en desbandada.

Donde las vacas, siguieron trinando como dicta la primavera. El rocío en la alambrada continuó con su funambulesca lucha contra la gravedad. El Anselmo, de repente, se mareó un poco. Se sentó en un tocón que le quedaba cercano y, sin saber porqué, se echó a llorar amargamente.
 


Foto:Joseba Barrenetxea Texto: Alex Nogués Otero

 
Las dos caras de la misma historia.  Los últimos en llegar (Parte Primera)
 
 
 
-¡Corre imbécil! –gritó Eve con la voz desgarrada.Pero Roger hacia lo que podía. A cada tropiezo, a cada giro, se le iban cayendo los trastos que había estado saqueando en los grandes almacenes y que transportaba en un torpe abrazo.En aquella carrera desesperada, huida y persecución al mismo tiempo, los segundos pasaban lentos como eones.Al final llegaron a la enorme Plaza de las Confederaciones. Miles de personas, quizás decenas de miles, se hacinaban en torno al gigantesco transbordador espacial.Apenas habían parado de correr, oyeron el rugir de los motores y tras él, como si de una onda expansiva se tratara, les llegó el clamor colectivo. Un aullido masivo. La esencia misma del terror. El último transbordador en dejar la Tierra, se elevó pesadamente, y maniobró en lo que parecía una grotesca despedida. Después aceleró y en pocos segundos se quedaron solos. Miles y miles de personas. Eve golpeó repetidas veces a Roger en un ataque de histeria, antes de abrazarle y romper a llorar. Hicieron un ovillo de sí mismos en el mugriento suelo. Solo les quedaban las radiaciones, la enfermedad y el hambre. Roger y Eve, los últimos en llegar, desearon con todas sus fuerzas no ser los últimos en morir.
 


Foto:M.V. Texto: Alex Nogués Otero

 
Las sillas vacías
 
 
 
 
 
 
 
 
 
-A veces tengo la sensación de que te estoy fallando. A veces en cambio creo que lo estoy consiguiendo, que quizás estarías orgulloso de mí.

El silencio volvió a apoderarse de todo.

-Feliz cumpleaños papa… si estuvieras aquí.
 


Foto: Noemí López Texto: Alex Nogués Otero

 
Me mojé
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Jugaba a no caerme; jugaba con fuego… también hice malabares con nubes. Sentía ahogarme, corría sin avanzar, gritaba sin voz y lloraba a mares con lágrimas que llegaban al infinito… De repente todo se hizo sol pero aquellas gotas seguían allí, juguetonas, intactas, bailando a no caerse ellas también. Una cayó. Yo me mojé.

Y desperté.
 


Foto: Joseba Barrenetxea Texto: Olatz Baraka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Aviso:

    Licencia Creative Commons


    Todas las obras contenidas en este blog están bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

  • mayo 2017
    L M X J V S D
    « Abr    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

    Únete a otros 51 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: